3 razones por las que NO deberías trabajar por dinero

Hombre cargando una caja grande(CC BY-ND 2.0) olli's place

¿Alguna vez te has preguntado por qué trabajas? ¿Porque lo disfrutas? ¿Porque te apetece? ¿Porque tu mejor amigo te pidió ayuda? ¿O es porque necesitas el dinero? ¿O estás trabajando sin ganar dinero? ¿Tal vez estás cometiendo un error aquí mismo? Si quieres ser financieramente independiente, nunca debes trabajar por dinero.

1. La mano de obra es limitada. El dinero no lo es.

Si trabajas por dinero, nunca serás verdaderamente rico. Ciertamente puedes ganar una buena cantidad de dinero con la profesión adecuada. Pero aún así: Mientras trabajes por dinero, la cantidad que ganes dependerá de tu capacidad de trabajo. Si dejas de trabajar, no ganarás nada más.

2. El dinero debería trabajar para ti.

Si miramos a nuestro alrededor y vemos a los ricos, encontraremos que no hay nadie entre ellos que se haya hecho rico trabajando puramente en el sentido clásico de una relación de empleados. Si trabajas por dinero, haces ricos a otros, pero no a ti mismo.

Además, los ingresos por trabajo son los más caros que existen. En muchos países, alrededor del 30 al 50 por ciento de los ingresos se pierden en concepto de beneficios sociales, seguros e impuestos. Dinero que ya no está disponible para tus propias inversiones. Los ingresos por dividendos, por otra parte, suelen estar gravados con un máximo del 30 por ciento. Ésta también es una fuente de ingresos que fluye aunque ya no trabajes. Por eso también se le llama ingreso pasivo.

3. El trabajo por dinero nubla los sentidos.

Claro que pensarás: "Necesito dinero, porque nadie me va a regalar la comida". Por supuesto, tienes razón en eso. Pero al mismo tiempo te preguntarás también ¿qué pasa si no puedes o no quieres trabajar más por dinero?

Si dependes del dinero, siempre harás lo que otros quieren que hagas, siempre y cuando te den dinero. Ya sea voluntariamente o bajo coacción. Pero nunca podrás hacer lo que realmente quieres hacer tú mismo. Pasarás tu precioso tiempo tratando de cumplir los deseos de los demás en vez de los tuyos propios. Te levantarás temprano, trabajarás todo el día, te acostarás por la noche y descubrirás que no has conseguido nada para TI. Habrás gastado tu propia y preciosa energía en hacer realidad los sueños y planes de los demás.

Cuando ya no trabajas por dinero, tienes la libertad de moldear tu propia vida. Para decidir por ti mismo lo que quieres hacer. Tienes el tiempo para cambiar el mundo por ti mismo. Mientras trabajes por dinero, otros darán forma a tu mundo. El dinero es la droga que nubla tus pensamientos, la droga que te hace olvidar tus sueños.

No trabajes por dinero. Trabaja para aprender. Trabaja para tener comida en la mesa y un techo sobre tu cabeza. Trabaja para desarrollarte. Trabaja para hacer tus sueños realidad. Trabaja para cambiar el mundo.

Resumen

Trabajar por dinero limita el potencial de las personas, les roba su tiempo, su imaginación y sus sueños. Para lograr la autonomía financiera, el dinero debe trabajar para ti.