Ventajas y desventajas de las acciones de dividendos

Dedo feliz y dedo triste(CC BY 2.0) Kate Ter Haar

En las películas, los corredores de bolsa exitosos pueden ser reconocidos por utilizar frases como "compra/vende ahora mismo!": se hacen ricos comprando y vendiendo acciones en el momento adecuado. En la vida real también se puede ganar dinero invirtiendo aunque se mantengan las acciones en la cartera durante años sin realizar compra/ventas. ¿Cómo funciona eso? Con acciones de dividendos.

Un dividendo es, como ya se ha mencionado, la parte de los beneficios que una compañía distribuye por acción a sus accionistas. La mayoría de las empresas deciden en la reunión anual de accionistas si quieren pagar dividendos y qué porcentaje de la ganancia se paga.

Ventajas

Por lo tanto, las acciones de dividendo dan al comprador el derecho a una participación en los beneficios generados. Ofrecen ventajas especialmente para los nuevos inversores: Los dividendos se pagan con regularidad y sin necesidad de realizar otros trámites. Esto los hace ideales para la acumulación pasiva de activos a largo plazo.

Las participaciones en los beneficios pueden emitirse o reinvertirse directamente. En el caso de la reinversión en la misma acción, el inversor se beneficia de la renta reinvertida, que es una especie de interés compuesto. Muchas compañías ofrecen programas de reinversión automática para este fin, que retienen los dividendos directamente. Esto ahorra a los accionistas costos de transacción y trae consigo ventajas fiscales adicionales. Además, el rendimiento es independiente de la evolución de la cotización de las acciones - el dividendo no depende de la cotización de las acciones, sino del importe del beneficio de la empresa.

Desventajas

Sin embargo, las acciones de dividendos también tienen ciertas desventajas. Por un lado, la distribución de los beneficios no está garantizada. Es muy posible que una empresa no obtenga beneficios en un trimestre o que decida no distribuirlos por otras razones - como ahora con el coronavirus. Esas decisiones suelen ser tomadas por los grandes inversores; los pequeños inversores, en particular, tienen poco que decir en este asunto.

Por otra parte, el titular de una acción de dividendo no participa en los beneficios de la evolución positiva de los precios. Así que si invierte exclusivamente a largo plazo en acciones de dividendo, no se beneficiará de los aumentos de precio de otras empresas. Los picos de precios a corto plazo de compañías como Apple o Google pueden generar retornos del 20 o incluso del 30 por ciento.

En todo caso, cada inversor debe comparar las ventajas y desventajas de los distintos tipos de acciones. En general, las acciones de dividendo son ideales para principiantes debido a su fácil manejo.

Resumen

Las acciones de dividendos tienen la ventaja de que se obtiene un flujo de dinero adicional. Sin embargo, este tipo de acciones suelen no tener subidas grandes en sus precios.