Cómo acabar con las deudas

Persona con los bolsillos vacíos(CC 0) 1820796

En el artículo anterior hablamos de como evitar las deudas, sin embargo es posible que nuestra información te haya llegado un poco tarde y ya tengas algunas deudas anteriores en tu lista de cosas por pagar. Así que ahora te traemos la segunda parte: ¿Cómo acabar con las deudas?

Pagar las deudas... sí, ¿cómo puedo hacerlo, si no tengo nada para ahorrar? Esta es una de las reacciones más comunes al tema de la reducción de la deuda. De hecho, salir de la vorágine de la deuda no es nada fácil. Pero al menos puedes intentarlo, y hay una cosa que deberías hacer primero:

Paso 1: Analizar la situación de tu deuda

De hecho, hay diferentes tipos de deuda, a saber, deuda "buena" y "mala". Cuando se compran bienes raíces, por ejemplo, puede valer la pena recurrir a capital externo. Lo mismo se aplica a la financiación de los estudios o de la educación superior. Normalmente son inversiones sensatas, después de todo sirven para planificar el futuro y - a diferencia del nuevo televisor de pantalla plana - se amortizarán años más tarde.

La situación es muy diferente con la llamada deuda de consumo: Estos surgen cuando el coche, la boda o el largo viaje se financian a crédito. La gran desventaja de la deuda de los consumidores: Los tipos de interés suelen ser gigantescos - en especial para las tarjetas de crédito.

Existen otros tipos de crédito que son un poco más indulgentes. Aunque también suelen ser bastante caros porque, al igual que las tarjetas de crédito, son fáciles de obtener y no tienes que estar garantizado por un equivalente directo.

El desglose de la deuda incluye también una lista (en formato Excel) de los intereses que se pagan por el préstamo, la cantidad que se devuelve cada mes y, sobre todo, si hay algún derecho especial de pagar a capital. Lo que nos lleva al paso 2.

Paso 2: Planificar el pago

Para deshacerte de tus deudas, debes usar cada situación para pagar lo más posible. Existen los llamados derechos especiales de reembolso, ósea los pagos que van directamente al capital y no a pagar los intereses. Te dan la opción de devolver más de la cuota mensual de una sola vez. En cualquier caso, debería comprobar si el banco te permite hacer esos pagos especiales. Entonces, cuando llegue el bono de Navidad o la devolución de impuestos, podrías usar esas oportunidades para devolver una cantidad mayor directamente.

Paso 3: Optimizar las deudas

La deuda de consumo es -como dije anteriormente- la deuda más cara. Sin embargo, si tienes problemas con varios prestamistas, puedes intentar "reestructurar" la deuda. En consulta con el banco, podrías, por ejemplo, tratar de aumentar el monto del préstamo para la casa (los tipos de interés suelen ser relativamente bajos aquí) y reducir el sobregiro de tu cuenta de tarjeta de crédito o cuenta corriente (los tipos de interés son enormes cuando el sobregiro es alto y bajan cuando el sobregiro se reduce).

El banco también puede darte la opción de convertir tu deuda de sobregiro en un préstamo a plazos (la tasa de interés de un préstamo a plazos suele ser más baja). O puedes ofrecer al banco una garantía, es decir, un contravalor directo para tus deudas (por ejemplo, el coche o la propiedad). Casi ningún prestamista ofrecerá todas estas opciones por iniciativa propia, ya que son peores ofertas para el banco. Sin embargo, muchos bancos tienen estas opciones, así que vale la pena hablar con el empleado del banco personalmente.

Paso 4: Organizar las finanzas

Debido a que la organización es imperativa en la reducción de la deuda, debes hacer un plan de pago preciso. Si llevas un libro de control de gastos e ingresos durante unas semanas o meses, sabrás cuáles son tus gastos fijos y cuánto podrías ahorrar potencialmente cada mes. Este dinero debe destinarse al pago de deudas y, si es necesario, incluso transferirse automáticamente de tu cuenta corriente.

Si al calcular tus ingresos y gastos no puedes encontrar una luz verde (es decir gastas más de lo que ganas), lo primero que hay que hacer es, por supuesto, cambiar algo aquí. Por lo tanto: reducir al máximo los costos fijos (suscripciones superfluas, membresías, seguros, contratos) y mirar más allá para ver dónde se pueden ahorrar los costos (consumo, compras, visitas a restaurantes, viajes, etc.).

Resumen

Para poder acabar con las deudas es necesario saber cual es tu situación actual, que opciones tienes y poner en orden tus finanzas. Sobre todo si te enfrentas a una tasa de interés alta no será fácil.