Primer paso para dejar los problemas financieros atrás

Joven con computadora portátil(CC 0) Alyibel Colmenares

En torno al tema del dinero circulan muchas informaciones, opiniones y mitos diferentes, muchos de ellos anticuados o simplemente erróneos. Vamos a limpiar un poco...

Para manejar exitosamente tus finanzas, primero debes revisar tu forma de pensar. ¿Siempre terminas en callejones sin salida financieros? La razón de esto podría ser las creencias inconscientes. Clichés como "El dinero corrompe tu carácter", "No se habla de dinero" o "La riqueza es inmoral" deben ser rápidamente desterrados de tu mente. En vez de eso, dite a ti mismo: "El dinero significa libertad", "Con el dinero muchas cosas se hacen más fáciles" o incluso "El dinero ayuda a los demás".

Otra idea errónea muy extendida es que todo lo que tiene que ver con las finanzas es increíblemente complicado. ¿Rico? ¡Eso es completamente utópico para los asalariados de bajos ingresos y los mortales normales sin una maestría en finanzas! Seguramente tu conoces a alguien que ha juntado riqueza sin tantas complicaciones o conoces personas que de niños tenían poco dinero y de adultos son personas financieramente exitosas. En ocasiones, precisamente la falta de experiencia financiera es la que despierta en las personas la ambición de adquirir conocimientos financieros.

Y tú también puedes adquirir los conocimientos financieros necesarios. Por ejemplo, con este blog, pero también con libros, revistas de comercio, otros blogs financieros, seminarios web o podcasts y hasta en videos de YouTube. Y en cuanto a los ingresos: Por supuesto que es más fácil acumular activos cuando el dinero fluye. Pero mucho más importante es cuánto dinero sale y a dónde.

Así que lo primero que debes hacer es hacer un inventario financiero. Crea una simple tabla con cuatro campos.

  1. En el primer campo puedes introducir tus ingresos mensuales.
  2. En el segundo campo hay una lista con tus gastos. Los gastos que sólo se realizan una o dos veces al año se convierten en la cantidad mensual.
  3. En el tercer campo, introduce tus activos, es decir, bienes inmuebles, valores, saldos de cuentas de ahorro y dinero en su cuenta corriente, pero también relojes y otros objetos de valor.
  4. El cuarto campo está reservado para tus obligaciones; aquí se introducen los créditos, las hipotecas y los préstamos, así como las obligaciones de pago como la manutención y los pagos de impuestos.

El balance de ingresos y gastos te muestra de un vistazo cuán grande - o pequeño - es tu margen financiero. El balance de activos/pasivos (u obligaciones) de los campos tres y cuatro te dice cuáles son tus activos. Incluso si tu balance es negativo, no hay razón para entrar en pánico: Ahora tienes una imagen precisa y puedes planear tus próximos pasos basados en cifras concretas.

Resumen

Con la actitud correcta y una buena dosis de conocimiento financiero, las preocupaciones por el dinero pronto dejarán de ser un problema.