Comprar una casa, ¿buena o mala inversión?

Casa moderna con alberca(CC BY-NC 2.0) Carolina Zuluaga

Los bienes raíces ocupados por los propietarios son el más emocionante de todos los asuntos financieros. ¿Casa o apartamento? ¿Comprar o alquilar?

¿Cómo abordo la compra de bienes raíces correctamente?

Lo primero que hay que hacer es desentrañar la maraña de hechos, mitos y emociones. Todos hemos escuchado las siguientes frases cuando alguien habla de comprar una casa para sí mismo:

  1. Los arrendatarios sólo hacen rico a su arrendador
  2. Los bienes raíces son un buen plan de retiro
  3. Los bienes inmuebles en una buena ubicación siempre pueden ser vendidos con una ganancia
  4. Los bienes raíces son más seguros que las acciones

Uno lee y escucha estas y otras declaraciones una y otra vez. ¿Qué es verdad y qué es mito? Una declaración falsa no se convierte en verdadera a través de la repetición constante.

La decisión a favor o en contra de la compra de una propiedad ocupada por el propietario es sobre todo la decisión de un determinado estilo de vida.

Esta discusión ya ha causado que más de una relación se quiebre violentamente. No es por nada que la propiedad de una casa se considera un asesino de relaciones.

La decisión a favor o en contra de una propiedad no sólo es una decisión financiera importante, sino que también establece el curso de la vida futura. Por lo general, comprar una casa es sinónimo de "la última mudanza de mi vida". Quien compra una propiedad dirige toda su estrategia financiera hacia este gran evento. Por lo general no queda dinero para otras formas de inversión como acciones o fondos. Después de todo, las deudas tienen que ser pagadas y vivir sin las "cosas buenas de la vida" no es una opción para muchas personas, por lo que el ahorro/inversión de estos hogares es CERO.

Los solteros no compran casas. Las casas se compran como una familia o como una pareja que quiere ser una familia. Sólo por respeto a tu pareja, deberías explicar honestamente tu motivación para comprar una propiedad.

¿Es el deseo de tener su propio hogar? ¿Está en una edad y posición profesional en la que ser dueño de su propia casa es simplemente el "siguiente paso natural"?

¿O estás celoso de tus amistades? Roberto y Saraí han construido fuera de la ciudad, Miguel y Teresa se están mudando a una casa adosada e incluso Mario y Fernanda, que nunca pensaste que tendrían una propiedad, han comprado ahora este lindo piso en el ático en este distrito totalmente de moda. ¿Todos tus amigos están "sentando cabeza" y se supone que debes apartarte y continuar tu vida como inquilino? ¡No puede ser!

¿Quieres una casa segura y libre de renta en tu vejez?

¿Ve su propiedad como oro concreto, es decir, como una inversión?

Solo tu puedes contestarlo: ¿Por qué quieres ser propietario de un inmueble?

Ilusiones de los inmuebles

Especialmente los compradores de bienes raíces caen en la ilusión del valor monetario una y otra vez. El precio de su propiedad puede haber subido, pero no es por eso que se ha vuelto más valiosa.

¿Cuánto vale mi propiedad?

El valor subjetivo que el dueño le da a su propiedad suele ser mayor del que el futuro comprador está dispuesto a pagar. Quizá el barrio donde se encuentra ha pasado de moda y la gente joven ya no quiere vivir ahí, o seguramente los gustos de las casas van cambiando con el tiempo, que en el futuro la gente no querrá pagar mucho por la casa ya que serán muchos arreglos necesarios. Las tuberías de agua, gas, drenaje, etc. se van deteriorando con el tiempo.

¿Proporciona seguridad la vivienda propia?

Un punto muy importante, que la industria inmobiliaria siempre reclama para sí misma. "Sólido como ladrillo sobre ladrillo... ¡dale a tu familia la seguridad que se merece!" - son los lemas de la industria.

Pero, ¿qué tan cierto es esto? Tener tu propia casa, ¿te hará/hace sentir más seguro? ¿Seguro en qué? ¿Te sentirías menos seguro viviendo en una casa rentada?

Coste de oportunidad - Invertir en acciones

Cualquiera que decida comprar una propiedad decide no comprar acciones, fondos y bonos. Esto está absolutamente bien, en la mayoría de los casos el dinero es sólo suficiente para una gran decisión financiera. No obstante, todo comprador de bienes raíces debe saber de antemano lo que está renunciando, porque los valores han generado históricamente rendimientos significativamente más altos que los bienes raíces. Especialmente si usted como inversor invierte las ganancias una y otra vez (interés compuesto).

Tu propia casa: ¿activo o pasivo?

Una propiedad utilizada por la propia persona dueña de ella no es un activo, sino un pasivo. Sólo la venta de la propiedad muestra si se ha vivido en un activo o se ha pagado por él.

Por un lado, porque uno lo equipa demasiado caro. Nadie instalaría grifos de agua y cocinas caras en una propiedad de alquiler.

Por otro lado, porque construyes donde te llevan las razones personales. Ya sea porque los padres o los suegros viven allí o porque hay buenas escuelas allí o por otras razones personales.

Tercero, porque construyes demasiado grande. Una vez que los niños están fuera de la casa, la mitad de la casa ya no es necesaria, pero necesita ser mantenida.

En cuarto lugar, la degradación de la casa comienza con la mudanza. Cualquier propietario puede confirmarlo. Los primeros cinco años son baratos, pero luego comienzan las primeras reparaciones cosméticas y si las cosas van mal, las primeras reparaciones sustanciales ya están pendientes.

La paradoja de los bienes raíces

Por último, algo reconfortante para todos los amigos de los inmuebles ocupados por sus dueños: Las acciones son mucho más adecuadas para la acumulación de capital que los inmuebles - eso está claro. Sin embargo, la compra de una propiedad puede ser regularmente la mejor decisión cuando se trata de invertir dinero.

¿Cómo puede ser eso? Los propietarios son ahorradores forzados. No consumen su dinero, sino que pagan sus deudas. Una propiedad pagada siempre vale más que el plan de ahorro de acciones que nunca se inició.

Resumen

Compras una casa porque quieres vivir en ella, aquí y ahora, y de la forma en que quieres vivir. La única consideración financiera es: ¿Me alcanza?. Una casa es un pasivo que NO te generará dinero.