¿Cuándo deberías invertir en acciones por primera vez?

Ganso emprendiendo el vuelo(CC BY-NC-ND 2.0) Metalbrother

Si estás considerando invertir en acciones por primera vez, debes aclarar algunas cosas importantes de antemano. Cuando se invierte, es importante tener en cuenta los ingresos individuales y la situación de la vida y evaluarlos correctamente. La regla básica es: Debes invertir en acciones por primera vez si te sientes cómodo con ellas. Para crear esta sensación de bienestar, no debe invertir todas sus pertenencias.

1. Obtener una visión general de la situación financiera

Por esta razón, el primer paso en la inversión es siempre obtener una visión general financiera. Esto incluye comprobar regularmente los gastos e ingresos. En mi experiencia, esta tarea te convierte automáticamente en un inversionista más cuidadoso y consciente y te da una ventaja sobre los inversionistas más impulsivos. Deberías hacer una especie de chequeo de efectivo cada mes comparando tus ingresos y gastos. Según tus preferencias, puedes crear un archivo de Excel, guardar un pequeño folleto o usar una aplicación. Además, puedes crear una especie de balance de tu propiedad privada. Aquí se enumeran todos los bienes y luego se deducen las deudas.

2. Reserva de efectivo

Una vez que esta tarea se ha completado, mi primera regla básica es tener siempre una posición de efectivo neto de al menos el gasto de tres meses. Este colchón de hierro para la liquidez sólo se toca en casos de emergencia. Las emergencias son gastos imprevistos, como la reparación de un coche o la pérdida del trabajo mientras se sigue viviendo. Esto no incluye vacaciones espontáneas con amigos o el último teléfono móvil que uno quisiera tener.

Esta reserva de 3 meses le protege de tener que vender valores en un momento desfavorable porque la lavadora o la secadora se averió. Puede que se pierda algunas de las devoluciones, pero nada es más molesto que tener que vender en un momento inoportuno. Aparte de elegir una mala compañía, la única manera de perder dinero permanentemente en el mercado de valores es tener que vender en un momento inoportuno.

3. Tiempo e interés compuesto


La última regla básica para empezar a invertir con éxito: tiempo. Para ahorrar suficientes activos para vivir, hay que pensar en décadas. Especialmente cuando se trata de acciones. La regla es: toda inversión de capital debe ser invertida por lo menos durante cinco años. Si no puedes prescindir del dinero durante cinco años, no debes invertir.

La razón es muy simple: por muy buenos que sean el análisis y la estrategia, el mercado de valores se caracteriza por sus altibajos. No hay ningún inversor que pueda escapar de este ciclo. A largo plazo, si tratas de pensar como un empresario y sigues las reglas básicas de inversión, tendrás éxito. Sin embargo, a corto plazo, el mercado de valores es impredecible. Así que ten paciencia. Esta es la cualidad más importante de un inversionista.

Piensa a largo plazo, en años, mejor aún en décadas, y deja que el interés compuesto trabaje para ti. Intenta ignorar la agitación diaria causada por los informes trimestrales, las macro estadísticas mensuales y las cifras semanales del mercado laboral. Las estimaciones basadas en informes trimestrales suelen ser erróneas, aunque sólo sea porque la fecha de un pedido o un día festivo, por ejemplo, influye mucho en las cifras trimestrales. No intente negociar con las acciones con frecuencia ni golpee los altibajos del mercado con precisión. Esto te ahorrará dinero y nervios.

Es probablemente la lección más difícil de invertir: ser paciente. La primera regla asegura que nunca necesitas el dinero que inviertes durante la fase de inversión, y la última regla pone tu cabeza en la posición mental correcta para que no te dejes llevar por las circunstancias externas. Invertir es sólo en parte la capacidad de leer los balances y hacer análisis, una parte importante -quizás incluso la más importante- del éxito depende de la psicología y de la propia autoevaluación.

Conclusión

Para un nuevo inversionista la tarea más importante es tener nervios fuertes y mucha resistencia para no someterse a la psicología del mercado de valores. No se debe soñar con hacerse millonario de la noche a la mañana con una subida de la bolsa, pero es posible con el crecimiento de la economía, el trabajo duro y mucha dedicación y paciencia. Si sigues estas reglas y no tienes miedo a las acciones, estarás entre los ganadores a largo plazo.

Resumen

Antes de entrar a cotizar en bolsa por primera vez, debes hacer un chequeo de tus finanzas y entender que cotizar en Bolsa suele ser una apuesta a largo plazo.