¿Cuánto capital se necesita para vivir de los dividendos?

Hombre viejo sonriendo(CC BY-NC 2.0) Silke Gerstenkorn

¿No es un sueño maravilloso tener tanto dinero que se pueda vivir de los intereses sin tener que trabajar? Algunas personas ya han dado un paso más cerca a este sueño - y han encontrado en las acciones de la bolsa de valores un posible medio para hacerlo realidad. Porque las acciones son partes de una compañía. Y las empresas dan a sus accionistas una participación en los beneficios, por ejemplo a través de los dividendos. Esta distribución a menudo resulta en un retorno de capital a largo plazo de alrededor del 3-6 por ciento.

¿Pero cuánto capital es realmente necesario para vivir cómodamente de ello? En este punto, a menudo se lanzan cifras para responder a esta pregunta o se utilizan las propias ganancias como guía. ¡Pero de hecho la única cifra relevante es la cantidad de gastos personales! ¡El nivel de ingresos sólo influye en la rapidez con la que podemos alcanzar nuestro objetivo de ahorro!

Ilustraremos este efecto a continuación usando el ejemplo de Pedro, María y Juan.

Pedro - El ahorrador cómodo

Pedro tiene unos ingresos netos mensuales de 40,000 pesos. Para sus gastos regulares tiene que pagar 30,000 pesos al mes, así que tiene 10,000 pesos para ahorrar. Esto resulta en una tasa de ahorro del 25 por ciento. ¿Cómo sabe Pedro exactamente cuánto está gastando? ¡Porque regularmente lleva un libro de presupuesto y registra todos los gastos incurridos!

Si queremos cubrir estos gastos también en el futuro, necesitamos un ingreso de dividendo mensual de 30,000 pesos. Esto corresponde a 360,000 pesos al año. Con un posible rendimiento del 5 por ciento, se puede calcular un capital final requerido de 7,200,000 pesos. Si añadimos los impuestos, será correspondientemente más.

Con un ahorro mensual de 10,000 pesos, Pedro necesitaría unos 30-35 años para alcanzar el objetivo de ahorro! Contando los impuestos, teóricamente se necesitarían otros 8 años, de modo que el período total de ahorro sería de unos 40 años. ¿Quién sigue con ganas de ahorrar?

María - la ahorradora ambiciosa

María es más económica que Pedro y sólo necesita 20,000 pesos al mes para vivir, y cuenta con los mismos ingresos netos. Esto le da dos ventajas: puede arreglárselas con menos dinero más tarde porque sus costos son menores y tiene más dinero para ahorrar, por lo que llega antes a su objetivo.

María necesitaría 4,800,000 pesos después de impuestos para la misma factura y con 20,000 pesos de ahorro al mes - o el 50% de sus ingresos netos - ¡puede alcanzar su objetivo en menos de 15 años! A diferencia de Pedro, María sólo necesitaría trabajar la mitad de tiempo para alcanzar su meta personal. Si quiere trabajar más tiempo, puede incluso aumentar sus ingresos por dividendos de manera significativa.

Juan - el ahorrador extremo

Juan acaba de terminar de estudiar y todavía está acostumbrado a su frugal vida de estudiante. Cuando obtiene su primer trabajo, decide seguir viviendo frugalmente y se las arregla con sólo 10,000 pesos al mes. Así que puede ahorrar tres cuartas partes de sus ingresos netos. Por lo que teóricamente sólo necesitaría un capital de 2,400,000 pesos para sobrevivir.

Con sus ahorros de 30,000 pesos al mes, ¡habrá alcanzado este nivel en menos de 6 años!

¿Qué tipo de ahorrador eres?

¿Qué se puede concluir de estos ejemplos? Por supuesto que son teóricos y bastante extremos. Sólo unos pocos lograrán ahorrar realmente tres cuartas partes de sus ingresos durante un período de tiempo más largo.

Pero el mensaje clave sigue siendo el mismo. La gente que vive económicamente no sólo tiene más dinero para ahorrar, sino que también necesita menos dinero para vivir con el mismo nivel de vida más adelante! Esto significa que el ahorro tiene un doble efecto y el objetivo de su propia independencia financiera está al alcance de la mano.

Quienes ahorran por lo menos la mitad de sus ingresos también tienen las mejores posibilidades de lograr su objetivo de manera oportuna. Nunca se puede ahorrar "demasiado" - a lo sumo no lo suficiente, porque entonces nunca se alcanzará la meta.

Otra ventaja es que se pueden acumular ingresos pasivos adicionales de los dividendos en cualquier momento. Esto, en última instancia, da lugar a más oportunidades de ingresos. Así que aunque decidas ahorrar menos, tus ingresos pasivos se convertirán en un apoyo fiable en el futuro.

Si el ahorrador extremo Juan decidiera después de seis años aumentar su nivel de vida de estudiante, todavía podría recurrir a 10,00 pesos adicionales, que aumentarían permanentemente sus ingresos laborales normales.

Esto le permite elegir en cualquier momento si los ingresos por dividendos deben añadirse a la tasa de ahorro o si deben utilizarse para la vida diaria.

Por lo tanto, es necesario decidir en este punto si uno debe ahora "disfrutar de la vida al máximo" y a cambio tener que trabajar con sus propios ingresos hasta la jubilación. O si uno quiere practicar la frugalidad desde el principio y tener la opción de elegir cuándo los propios bienes son realmente "suficientes".

Pero esta es una decisión que cada uno tiene que tomar por sí mismo.

Resumen

La gente que vive económicamente no sólo tiene más dinero para ahorrar, sino que también necesita menos dinero para vivir con el mismo nivel de vida más adelante.