Inconscientemente reproducimos las estrategias de dinero de nuestros padres

Padre e hija(CC 0) Daniela Dimitrova

La actitud hacia el dinero y la riqueza que interiorizamos a través de lo que escuchamos sobre el dinero va de la mano de un patrón de comportamiento específicamente condicionado: también copiamos de nuestros padres cómo ganan su dinero y cómo lo manejan.

"Así lo hacía siempre mi mamá" es una respuesta tan válida a la pregunta de por qué la gente trata los asuntos de dinero de cierta manera como lo es la forma en que preparan los macarrones. Los que siempre se remiten a su padre cuando su madre les pide dinero, por ejemplo, imprimen en su mente que el hombre de la casa se encarga de las finanzas y que las mujeres no pueden disponer del dinero de forma independiente.

O si, por ejemplo, los padres vivieron una dura crisis económica, sus experiencias de escasez influirán en sus propios patrones de comportamiento y siempre se asumirá que el dinero nunca puede ser suficiente.

Estas experiencias, que uno ha hecho de joven, son esenciales para los primeros pasos a la hora de tratar con el dinero, porque uno estudia el comportamiento de los padres con exactitud y lo almacena en el subconsciente. Cuando empiezas a ganar dinero tú mismo como un joven adulto, copias los patrones de ingresos de tus padres sin ser consciente de ello.

El hombre es una criatura de hábitos y lo que ha aprendido no cambia tan fácilmente. La única manera de deshacerse de los patrones de pensamiento de los padres más tarde es ser consciente de ellos y luego cambiar de opinión en consecuencia.

Resumen

La mentalidad respecto al dinero que tuvieron tus padres mientras eras joven, está en tu subconsciente y por lo tanto es probable que la repliques sin querer en tu vida adulta.