¿Cómo saber que acciones comprar?

Direcciones(CC 0) Pexels

¿Dónde inviertes mejor? ¿En una empresa emergente de la industria de la salud que inicialmente no obtiene beneficios, pero que más tarde puede irse por las nubes? ¿O en un negocio establecido con rendimientos estables a largo plazo? Como principiante, deberías orientarte en las cifras importantes de la gestión empresarial.

Primero considera la rentabilidad de una empresa, porque la evolución de los beneficios afecta al importe de los dividendos. Una de las cifras más relevantes aquí son las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Esta cifra clave indica si una empresa es fundamentalmente rentable.

También es aconsejable considerar la estabilidad financiera. El ratio de capital (equity ratio en inglés) es el cociente entre el capital de una empresa y su capital total. Cuanto más alta sea esta proporción, más digno de crédito es el grupo y más probable es que siga siendo solvente a largo plazo.

Por supuesto, también vale la pena echar un vistazo al rendimiento de las acciones hasta la fecha. Empieza aquí con el PER - el PER es el acrónimo inglés de Price Earning Ratio o relación Precio-Beneficio. Es decir, mide la relación entre el precio en bolsa de una acción y los beneficios que obtiene año tras año. Aquí, el beneficio de la empresa se divide primero por el número de todas las acciones para determinar las ganancias por acción. Luego el precio actual de la acción se divide por esta ganancia por acción.

Con un precio de 150 dólares y una ganancia de 10 dólares por acción, el cociente sería de 15, y entonces tu como inversor pagarías 15 veces la ganancia por una acción. Una alta relación PER representa una acción costosa. Y los altos precios de las acciones suelen estar vinculados a las altas expectativas de éxito futuro de las empresas. Los valores entre 12 y 15 se consideran aquí como promedio.

Lo ideal es no invertir al azar, sino con una estrategia de inversión a largo plazo. De esta manera no sólo se evitan transacciones y tasas innecesarias, sino que también los momentos de pánico en caso de bajadas de precios a corto plazo. Un enfoque bastante conservador es la estrategia basada en marcas. Aquí se prefiere invertir en las acciones de empresas conocidas que han tenido éxito durante mucho tiempo, como por ejemplo Amazon, Apple o Google.

Una alternativa es la estrategia de fuerza relativa. Aquí se apuesta por el hecho de que los precios de las acciones anteriormente positivos continuarán subiendo en el futuro. Primero, el precio promedio se calcula a partir de los últimos 15 precios de cierre mensuales. El cociente entre el precio actual de las acciones y el precio medio da la fuerza relativa.

Cuanto más alto sea el valor, mayor será la probabilidad de que el precio de las acciones de la empresa siga evolucionando positivamente. También se puede combinar la estrategia de fuerza relativa con el análisis de cifras clave como la relación precio/beneficios.

Resumen

Analizando las ganancias, el PER y equity ratio de una empresa se obtiene su estado financiero general. Con estos puedes comparar y tomar decisiones de compra basados en números y no tanto al azar.