La inflación... y como protegerse contra ella

Juguete moviendo dinero con una pala(CC 0) Gerd Altmann

El tema de la inflación está en los medios casi a diario y no sólo a los políticos les gusta abordar este tema. La inflación también es un tema de conversación recurrente en la economía y en los mercados financieros. Pero, ¿qué es la inflación realmente, cómo surge y puede protegerse contra ella?

¿Qué es la inflación?

Se habla de inflación cuando el nivel de precios de los bienes y servicios aumenta. Cuando esto sucede, no significa otra cosa que que el dinero vale menos que antes. Por lo tanto, podemos comprarnos menos por la misma cantidad de pesos.

Por ejemplo, si una orden de tacos costaba 50 pesos en el pasado y 100 pesos hoy en día, el peso ha perdido la mitad de su poder adquisitivo con el tiempo. Es precisamente este efecto el que se llama inflación. Por cierto, el término inflación también se conoce con otros nombres como reducción del poder adquisitivo o devaluación de la moneda.

¿Cómo se mide la inflación?

El problema con la inflación es que no puedes tener los precios del pasado de todos los bienes y servicios en tu cabeza. En otras palabras, no tienes un verdadero sentimiento de inflación, sólo un sentimiento subjetivo de que ciertas cosas se han vuelto más caras. Esto plantea la pregunta de cómo podemos averiguar cuán alta es realmente la inflación.

Desde 2011 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) es el encargado de medir la inflación en México. La medición se estima a partir de la variación del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). La finalidad del INPC es estimar la evolución de los precios de los bienes y servicios que consumen las familias en México. Para ello, se utiliza una canasta de compras que reflejan el consumo medio de un hogar.

Las razones de la inflación

El aumento de los precios puede deberse, por ejemplo, al hecho de que la oferta monetaria crece más rápidamente que la cantidad de bienes. Esto significa que hay más dinero en circulación, pero el número de bienes en oferta no ha cambiado.

En este caso habrá que pagar más dinero por la mercancía. La oferta monetaria en circulación puede aumentar, por ejemplo, como resultado de una política monetaria expansiva del Banco de México.

El aumento de los costos de producción también puede ser una razón para el aumento de los precios y, por tanto, de la inflación. Si las materias primas se encarecen o se pagan salarios más altos a los empleados, las empresas pasarán estos costos más altos a sus clientes. Esto, en última instancia, aumenta el precio de los bienes y servicios.

Ciclos de inflación

Los ciclos de inflación suelen ocurrir en los buenos años económicos. Cuando las empresas obtienen ganancias buenas, a menudo permiten que sus empleados se beneficien de ellas. Los empleados tienen entonces más dinero a su disposición y pueden consumir más.

Este aumento del consumo impulsa a su vez la economía, con lo que las empresas llegan a los límites de producción debido al aumento de la demanda y vuelven a subir los precios.

Por lo tanto, la inflación durante una fase económica fuerte no siempre es algo malo mientras la depreciación monetaria se mantenga en el orden del 2%.

Los niveles de inflación

En principio, la inflación se divide en tres niveles diferentes. El primer nivel es la inflación progresiva. Esta etapa incluye tasas de inflación de hasta el 5%.

La segunda etapa es la llamada inflación galopante, que significa tasas de inflación de hasta el 20%. Si la tasa de inflación se eleva por encima del 50%, esto se denomina en última instancia como hiperinflación.

Mientras que la inflación progresiva no siempre es mala, la inflación galopante y la hiperinflación siempre son peligrosas.

Hiperinflación en México

Los años 80s en México fueron muy turbulentos, llegando a tener una inflación por arriba del 100% (hasta 159% en 1987!). Durante la presidencia die Carlos Salinas de Gortari se logró controlar, hasta llegar al error de Diciembre 1994, la cual causó otra inflación por arriba de 50% en 1995.

Esto significa que 1 peso en 1980 equivale a 2,163 pesos en 2020.

Desde el 2001 la inflación anual se ha mantenido entre el 2.8 y 6.7%.

Esto significa que 1 peso en 2001 equivale a 2.19 pesos en 2020.

¿Qué significa la inflación para las finanzas personales?

En principio, la inflación es buena para los deudores, que así tienen menos deuda, y mala para los inversores, ya que el dinero invertido pierde valor. Por esta razón, los inversores también diferencian entre los tipos de interés nominales y reales.

Tipos de interés: nominal y real

El tipo de interés nominal es el tipo de interés no ajustado a la inflación que recibe por su inversión. Por ejemplo, si inviertes 1,000 pesos durante un año a una tasa del 5%, la cantidad que recibes al final del año es de 1,050 pesos.

Sin embargo, si hay una inflación de, por ejemplo, el 3% este año, tendrá que deducir este valor de su total para calcular el tipo de interés real. En este caso, la tasa de interés real será de tan solo 2%.

En nuestro ejemplo, su inversión sigue generando un rendimiento positivo incluso ajustado a la inflación. Desafortunadamente, en realidad no siempre es así. Muchos productos financieros como las libretas de ahorro o las cuentas de asignación diaria a veces conceden tipos de interés tan bajos que se sufre una pérdida después de deducir la inflación.

Como protegerse de la inflación

Por esta razón es importante que los inversores inviertan en activos tangibles. Los bienes materiales son objetos que pueden describirse como a prueba de inflación. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, las acciones, los bienes inmuebles y los productos correspondientes de esos activos tangibles, como los fondos de capital o los fondos inmobiliarios.

Ventajas de las inversiones en activos tangibles

Las sociedades anónimas tienen la ventaja de poder reaccionar ante la inflación. Si el nivel general de precios sube, las compañías pueden reaccionar con precios crecientes.

Los inversores que poseen estas acciones se beneficiarán posteriormente de la reacción de la empresa. Al invertir en una cartera de acciones ampliamente diversificada y a largo plazo, se puede así aprovechar la inflación y, en general, generar siempre un rendimiento positivo.

Esto significa que usted gana poder adquisitivo con su inversión.

¿Cómo pueden beneficiarse los deudores de la inflación?

Como ya se ha mencionado, los deudores se benefician de la inflación porque el valor del dinero disminuye y su carga de la deuda, medida en términos de poder adquisitivo, también disminuye.

Por esta razón, los países altamente endeudados tienen un interés personal en mantener la inflación alta. Es relativamente fácil para ellos influir activamente en la tasa de inflación imprimiendo más dinero. Deberías tener este dato en mente especialmente cuando compres bonos.

Los bonos no son más que una deuda, que reacciona de la misma manera a la inflación y también pierde valor.

Resumen

Cuando las cosas son más caras que antes, se habla de inflación. Esta puede ocurrir por una escasez de bienes o por un exceso de dinero disponible. Una inflación por encima del 50% es peligrosa.