Nada surge de la nada, la libertad financiera no llega por sí sola

Mujer brincando(CC BY 2.0) EladeManu

La libertad financiera significa trabajo duro.

Hay que invertir mucho tiempo y paciencia para poder saborear los frutos del trabajo más tarde. Porque si inviertes 1000 pesos al mes en un plan de ahorro, te sientas y piensas que todo se resolverá por sí solo, te equivocas.

Por supuesto - también este tipo de ahorro es bueno, o al menos mejor que nada. Y a lo largo de las décadas seguramente obtendrá una buena cantidad de dinero. Pero eso no es suficiente para la independencia financiera.

Hay que invertir, de manera persistente y constante. No importa lo que pase. Cualquier incumplimiento se sentirá más tarde. Cuanto antes te metas en el mercado, mayor será la recompensa al final. El interés compuesto tiene un enorme poder si se le da el tiempo suficiente.

Genera ingresos adicionales

Descubre en qué eres bueno, cuáles son tus talentos. Todo el mundo es bueno en algo y este talento tiene que ser monetizado. Ya sea diseño gráfico, accesorios caseros para el hogar, hay muchas cosas con las que puedes complementar tus ingresos sin demasiado esfuerzo.

Si no tienes idea en este momento que puedes hacer, puedes buscar un trabajo de medio tiempo o uno que te tome poco tiempo. Este tipo de trabajo no lo recomiendo mucho ya que sigues cambiando tiempo por dinero - recuerda, el objetivo es que el dinero trabaje para nosotros! Aunque si el dinero ganado en este trabajo extra lo usas para invertir y con él generar más, pues sería válido solo por un pequeño lapso de tiempo.

Estos ingresos adicionales son ideales para aumentar tu tasa de ahorro.  Tienes que mantener tu tasa de ahorro permanentemente a un nivel alto y tratar de aumentarla si es posible. Pero no debe convertirse en estrés. Si te pasas, te olvidas de vivir con tal de ahorrar lo máximo posible, eso tampoco es bueno. También puedes perder la motivación al excederte. Nada con exceso, todo con medida.

Sólo tienes que darte cuenta de que este objetivo es todo un reto. Tienes que hacer mucho por ello y no debes esperar que suceda por sí solo. A muchos se les ha dado una imagen falsa en blogs y videos, donde hacen ver la libertad financiera como algo sumamente sencillo y sin trabajo de por medio. No es tan fácil, pero tampoco es tan difícil. Hay que conocerse a si mismo y atreverse a hacer las cosas. Si tu talento o tu idea es buena, a largo plazo será remunerado.

Resumen

La libertad financiera no llega por si sola, hay que trabajarla. Entre más pronto empieces tu camino hacia ella, más tiempo tendrás en el futuro para disfrutarla.