Plantilla para el control de los gastos

Intercambio de dinero en un mercado(CC BY-NC-ND 2.0) Michael Brace

Con el fin de ahorrar dinero, siempre recomiendo como primer paso crear un registro de gastos personal. Este paso es importante para tener una visión general de tus ingresos y egresos. Esta es la única manera en que puedes controlarlo y tendrás una idea regular de cuánto dinero está disponible en total. Además, puedes tomar a tiempo las medidas necesarias si los gastos imprevistos de mayor magnitud destruyen la planificación.

Sin embargo, muchas personas tienen una sensación negativa solamente con pensar en el registro de gastos. Probablemente esto trae recuerdos de contadores que registran meticulosamente cada gasto por cada centavo. ¡Pero ese no es el objetivo de nuestro control de gastos privado en absoluto! Personalmente, sólo registro las cantidades completas en pesos y redondeado en múltiplos de diez - excepto para los gastos regulares y fijos, donde tengo la cantidad neta en el estado de cuenta.

¡Incluso la idea de pasar horas cada día en la contabilidad no corresponde a la realidad! En el mejor de los casos, registro mis gastos una vez al día, ¡pero normalmente sólo una o dos veces a la semana! Por supuesto, hay que pensar un poco en el hecho de que incluso los pequeños gastos se registran honestamente y no se "olvidan".

Pero la tarea se vuelve aún más fácil con los teléfonos inteligentes. Simplemente busca "control de gastos" en la PlayStore de Google o en el AppStore de Apple y encontrarás diversas apps que te hacen esta tarea sea un juego de niños. Incluso cuando estés de viaje podrás llevar tu cuenta al día. Después, los ingresos y los gastos pueden ser fácilmente exportados y analizados con Excel.

La siguiente barrera psicológica es la idea de por dónde y cuando empezar... La mejor respuesta es también la más simple: Simplemente escribe ahora e inmediatamente qué gastos se realizan a partir de hoy. De esta manera, el libro de presupuesto crece paso a paso y no tienes ningún elemento superfluo que haga que el resultado sea confuso.

En general, el control de gastos puede dividirse en costos fijos y costos variables para fines de planificación. Los gastos fijos se realizan regularmente cada mes o, por ejemplo, anualmente. La ventaja es que son fáciles de planear y pueden ser introducidos fácilmente. Además, su registro puede automatizarse, de modo que después de algunos ajustes sólo se requiere un pequeño trabajo. Los gastos fijos pueden incluir los siguientes artículos.

  • Salario
  • Seguros
  • Internet
  • Electricidad
  • Hipoteca o alquiler
  • Teléfono
  • Interés
  • Suscripciones a revistas o periódicos
  • Clases de música, deportes o idiomas
  • Pagos a compras con tarjeta de crédito o a "meses sin intereses"
  • Impuestos
  • Tenencias

Aquí queda claro que los costos fijos incluyen no sólo los gastos sino también los ingresos. Si has introducido todos los valores aquí, ya puedes ver cuánto dinero queda realmente para vivir cada mes si deduces todos los gastos fijos. Un consejo para ahorrar con éxito: Siempre trata de mantener los gastos fijos lo más bajo posible y regularmente pregúntate si los gastos son realmente necesarios o pueden ser reducidos.

Los costos variables son el bloque que se ve diferente cada mes. Pero es precisamente aquí donde entra en juego la ventaja de un control de gastos a largo plazo, porque si se observa el gasto en comida o en tiempo de ocio durante varios meses, por ejemplo, ya se puede hacer una buena estimación de la cantidad media que se está gastando. Entonces puedes preguntarte si este bloqueo de costos puede ser justificado de esta manera o si eres aún más consciente de tus finanzas. A continuación ejemplos que puedes incluir en este listado:

  • Alimentos
  • Cursos de aprendizaje
  • Ropa
  • Higiene
  • Viaje
  • Tiempo libre
  • Regalos
  • Ahorro
  • Alojamiento
  • Transporte
  • Inversiones

El viaje, el ocio y el alojamiento se mantienen deliberadamente muy generales. Por un lado, es difícil dividir los puntos aún más, por otro lado las actividades no deben ser monitoreadas en el más mínimo detalle. En cambio, el gasto de las vacaciones, las actividades de ocio propias, desde las fiestas hasta el cine y las visitas al zoo, se pueden registrar fácilmente.

El alojamiento corresponde entonces a los gastos de hoteles u otras estancias (como AirBnb). Esto tiene la ventaja de que después de las vacaciones puedes pensar si la parte que pagaste por el hotel es realmente lo que querías o si prefieres gastar más dinero en ir a un restaurante y reservar una clase de hotel más baja en el futuro.

Ya puedes ver que llevando este registro, es posible hacerte a ti mismo preguntas nuevas. Podemos sopesar objetivamente si un gasto o una experiencia valió realmente el dinero que pagamos, o si piensas en retrospectiva que una alternativa más barata podría haber cumplido con tu expectativas también. Aquí es donde se puede realizar el potencial de ahorro sin tener que hacer sacrificios dolorosos.

Recuerda que las opciones mostradas arriba no está completa ni es universalmente válida. En este punto, sólo pretende servir como una sugerencia de cómo se puede abordar un libro personal de la casa sin los habituales gritos dolorosos. Al final, los costos de cada persona son distintos y cada quien debe hacer su chequeo personal.

Resumen

El primer paso para ahorrar satisfactoriamente es saber cuales son tus ingresos y cuales tus egresos. Utilizando una libreta o un app esta tarea se vuelve sencilla.