La responsabilidad de la acumulación de riqueza es tuya

Hombre bostezando(CC 0) Sammy-Williams

Algunos inversores consigen batir al mercado porque invirtien en algunos valores individuales que obtienen mejores resultados. Se centran deliberadamente en las marcas fuertes, las tendencias de futuro sólidas y las empresas que tienen una posición de monopolio en los mercados en crecimiento. Eligiendo los valores adecuados, los inversores tienen buenas posibilidades de batir el índice, incluso a largo plazo.

El requisito previo para ello es tener tiempo y ganas de ocuparse de las acciones. Para invertir con éxito en el mercado de valores, se necesita paciencia y una estrategia clara. Elige valores con un crecimiento constante, un modelo de negocio sostenible y dividendos en constante aumento. No te conformes con pequeños beneficios cuando también puedes obtener grandes, es decir, ¡no vendas demasiado pronto! Por otro lado, no hay que aferrarse a los perdedores claros durante años. Compara tus inversiones una vez al año con el índice elegido. Así sabrás a qué atenerte y podrás ver si es necesario actuar.

Intenta controlar tus emociones y no te dejes inquietar por las bajadas de precios. La negociación anticíclica aporta mayores beneficios a largo plazo. Aunque suene paradójico, también hay que dejar la cabeza un poco fuera del juego. Nuestro cerebro no está diseñado para el pensamiento matemático financiero. En su lugar, utiliza calculadoras financieras, que puedes encontrar en abundancia en Internet.

Si te gusta el análisis de las acciones y quieres gestionar tú mismo tu cartera, es maravilloso. Pero incluso para los que no lo disfrutan, aquí una buena noticia: con poco menos de una hora de esfuerzo al año, se puede conseguir un rendimiento cercano al índice. Esto supone una media del 6,5% anual.

Elige algunos índices bursátiles, por ejemplo el S&P 500. A continuación, adquiere los ETF correspondientes, ya sea con un pago único o mediante un plan de ahorro mensual. De este modo, estarás bien diversificado y repartirás el riesgo. Puedes utilizar el tiempo que has ganado para cosas que te interesan más. La ventaja: con cualquiera de las dos estrategias de inversión, crearás riqueza a largo plazo.

Así que puedes elegir: ¿confías en ti mismo para encontrar las diez o veinte mejores acciones del mundo? En otras palabras, ¿empresas con una posición de monopolio en mercados crecientes y sostenibles? Entonces, asume la responsabilidad de tus activos y compra estas acciones individuales. Si no tienes la confianza en ti mismo, las ganas o el tiempo para hacerlo, entonces deberías invertir en algunos índices bursátiles a través de productos pasivos. Al menos no te irá peor que el mercado.

Por supuesto, también se pueden mezclar las dos estrategias: acciones y fondos indexados. Tú decides.

Resumen

Si no tienes el tiempo de buscar a las mejores empresas para invertir, puedes elegir seguir a un índice y así obtener buenos resultados. No tienes que ser Warren Buffet para ganar en la bolsa.